Inicio > Consejos > 5 ERRORES A LA HORA DE PERDER PESO

5 ERRORES A LA HORA DE PERDER PESO

¡Hola!

Aprovecho que hoy empiezo a trabajar como dietista-nutricionista en el Centro Deportivo Damare, en Pola de Lena (Asturias) para traeros una entrada sobre un tema que se repite en consulta habitualmente. Es un hecho que la mayoría de los pacientes que acuden a la consulta tienen como objetivo la pérdida de peso (técnicamente debería ser pérdida de grasa, pero de eso hablaremos otro día), y, de ellos, muchos llegan perdidos, sin saber qué conductas los están alejando de su objetivo. Es por ello que hoy te voy a contar cinco cosas que haces mal a la hora de perder peso. ¡Comenzamos!

 

 

1. DÉFICITS CALÓRICOS MUY ELEVADOS:

María empieza el lunes una dieta de 1000 kcal que ha visto en Internet. Está muy motivada y durante el día pasa bastante hambre, pero ha logrado que pase el día entero sin dar viajes de más a la nevera y sin picoteos, que ella es una espartana y para presumir hay que sufrir. El martes, miércoles y jueves los pasa a duras penas, resistiendo una vez más, los chicles o el cigarrillo son sus aliados. Pero el viernes, María queda a comer con su grupo de amigos y sucede como cuando se descorcha una botella de champán: comienza comiendo un menú con sus dos platos y el postre, merienda un helado y acaba cenando en el Mc Donalds. Después se va al cine con su novio y caen las palomitas. Sábado y domingo son días de vida social, y, como María ya «lo ha hecho mal» el viernes, sigue por el mismo camino los dos días siguientes. Ya se pondrá a dieta el lunes, que son los días de buenos propósitos. O cuando pase Navidad, o Semana Santa, o el verano. ¿Te suena? Es la realidad de muchas personas. Las restricciones pueden llevar al atracón.

 

2. SUBESTIMAR LAS KCAL CONSUMIDAS:

Pepe ha ido al reconocimiento médico de su empresa y en los análisis le ha salido el colesterol alto, así que se asusta mucho (también da para otra entrada). El médico le dice que debe bajar de peso o puede terminar padeciendo una de las enfermedades tan comunes en nuestros días, así que Pepe empieza a leer todo lo que cae en su poder sobre nutrición y ve que hay un montón de alimentos saludables que no había probado y le gustan un montón (aceite de coco, aguacate, frutos secos, frutas desecadas y un sinfín de cosas más). Pepe se come dos aguacates al día, se lleva una bolsa de pistachos para picar en el trabajo, se hace unas galletas con avena y dátiles buenísimas para desayunar y aún así, no solo no adelgaza sino que hasta sube de peso. ¿Qué pasa? Comer sano no es lo mismo que comer para perder grasa. Además, aunque no es el único factor a tener en cuenta, sin déficit calórico no hay bajada de peso.

 

3. SOBREESTIMAR LAS KCAL GASTADAS:

Eva se ha comprado una pulsera de actividad completísima, que le dice los pasos que ha dado al día, los pisos que ha subido, las horas que ha dormido y las calorías que ha gastado haciendo ejercicio. Ha puesto su peso, su altura, su edad y su sexo y la pulsera, empleando un algoritmo y su ritmo cardíaco (en el mejor de los casos) cuantifica su gasto energético en el ejercicio y total diario. ¡Una hora caminando en la cinta ha quemado 500! Y en todo el día 3000. Eso es genial, esas matemáticas tan simples las sabe hacer un niño de 8 años. Si Eva consume 2500 kcal, es inevitable que pierda peso. ¿Cómo no va a ser así con lo que ha sudado y lo que se ha cansado? Encima la pulsera se conecta con aplicaciones de contar calorías, así que todo es facilísimo, ¿verdad? Además, al ir al gym y haber quemado 500 kcal, Eva se siente poderosa, pues ya puede jugar con ese margen.

Pues lamento decirte que no es así, varios estudios recientes concluyen que esas aplicaciones tienden a subestimar el gasto energético de la persona, malas noticias. Y también lo hacen las máquinas del gym y tu propio cerebro. No debes basar tu consumo en lo que marque tu móvil o tu pulsera de actividad. Hay muchos factores que afectan al mismo, como la composición corporal, que no se tienen en cuenta. Es por ello que hay que basarse en otros parámetros a la hora de calcular una dieta para perder peso, y aún así, no es sencillo dar con la tecla adecuada a cada persona a la primera. Si no eres capaz de llevarlo a cabo, pide ayuda a un profesional cualificado.

 

4. NO HACER EJERCICIO:

De nuevo algo que se ve en consulta con mucha frecuencia por desgracia. No encuentras tiempo para el ejercicio, pero en cambio si lo encuentras para ver la última serie en Netflix, para ver el partido de tu equipo o para mirar qué ha publicado Paula Echevarría en su Instagram. Yo también estoy ocupada, pero saco tiempo para moverme, es mi momento y lo hago porque quiero cuidar mi salud. Entre semana y el fin de semana, hay un montón de actividades para hacer, en solitario o en familia que te ayudarán a conseguir tu objetivo. No es cuestión de tiempo sino de prioridades, al menos en el 90% de los casos. ¿No puedes una hora? Pues haz media.

No sé si podrás bajar de peso sin hacer ejercicio, pero, desde luego te costará mucho más y estarás sacrificando tu salud. Lamento decirte que no existe el sujeto sedentario sano. ¿Lo mejor? Combina ejercicios de fuerza, cardio y flexibilidad. La triada ganadora. Y, sobre todo, elige un ejercicio que te guste y se adapte a ti. No sirve de nada que estés haciendo algo y detestando cada segundo que pasa. A la larga lo abandonarás.

 

5. NO TENER EN CUENTA EL DESCANSO:

De todos es sabido que el descanso es tan importante como la dieta o el ejercicio a la hora de conseguir tus objetivos. Se ha comprobado que cuando dormimos mal o pocas horas el ambiente hormonal no es el adecuado, afectando a la regulación de las hormonas ghrelina y leptina, haciendo que tengamos más hambre durante el día, lo que nos hace consumir más kcal. Además, tener el cortisol elevado se opone a la quema de grasa. Si éste se mantiene elevado de forma crónica, tendremos un obstáculo más en nuestro camino. Además, el descanso es clave para la recuperación y regeneración de tus músculos, además de afectar al estado de ánimo y de motivación. Si éste es uno de tus puntos flacos, quizás debas plantearte introducir hábitos de higiene del sueño que te hagan descansar mejor y levantarte recuperado.

 

Nada más por hoy, simplemente quiero darte las gracias por haber llegado hasta aquí y comentarte que he creado un ebook con mis recetas favoritas, de las que cuando publico una foto en mis redes sociales me preguntáis cómo se hacen. Además, os suscribís a la newsletter de la web también tendréis un consejo gratis cada lunes para llevar una vida más saludable. Puedes apuntarte sin coste alguno desde el menú de recursos gratuítos o pulsando en este enlace.

Si tienes alguna duda déjamela en los comentarios o utiliza el formulario de la pestaña de contacto.

¡Hasta la próxima! 🙂

También puede gustarte...

(2) Comentarios

  1. Diana

    Ay… a mi el tema del sueño me mata, ya lo sabes, pero espero recuperarlo algún día : )

    1. paulaveganutricion

      ¡Tu estás estupenda! Y lo bueno es que el tema del sueño irá poco a poco regulándose, ya ha pasado lo peor 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.