Inicio > ¿Cómo trabajo?

En primer lugar se realiza una consulta larga, de entre una hora y hora y media de duración donde se le pregunta al paciente todo lo relativo a su persona, para poder elaborar un menú adecuado, personalizado e individualizado según sus características. Se preguntan al paciente, entre otras cosas sus datos personales, su objetivo y motivo de la consulta, los hábitos de sueño y de actividad física.

Además, se realizará una historia clínica donde se valoran patologías y antecedentes familiares, valores de analíticas de sangre, medicación y suplementación que se toma si corresponde. También es importante una historia dietética, donde se pregunta al paciente por los hábitos alimentarios que tiene, sus gustos y aversiones, horarios de comidas, etc.

Por último se realiza una valoración antropométrica mediante cinta métrica para tomar las medidas corporales y se pesa al paciente en una báscula que mide peso, porcentajes de grasa corporal, masa muscular, agua y masa ósea, además de grasa visceral (la que recubre los órganos y, por ende, más peligrosa) y el metabolismo basal. Además, realiza análisis segmental, analizando por separado piernas, brazos y tronco y obteniendo las mediciones de cada una de las partes. Esta primera consulta es vital para obtener un buen menú que ofrecer al paciente.

Después de la primera consulta, trabajaré en un menú adaptado a ti y, en una segunda consulta, lo veremos juntos, aclararemos dudas, hablaremos de pesos, raciones y medidas caseras, posibles sustituciones en el menú en función de cualquier acontecimiento que pueda surgir, y cambiaremos lo que haga falta en caso de que sea necesario. Se agendará una primera revisión para ver tu evolución en el tiempo que creas conveniente, generalmente entre dos semanas y un mes después. Depende de ti.

En posteriores consultas se volverá a realizar la valoración antropométrica para ver tu evolución, tomando medidas y pesándote. Se cambiará lo que sea necesario del menú y se resolverán todas las dudas que hayan podido surgir. Además, podemos realizar clases de educación nutricional, con consejos para hacer una compra saludable y económica, aprender a leer etiquetas en el supermercado, como realizar elecciones saludables en tus vacaciones, reuniones o días libres, como entrenar la motivación para lograr tus objetivos, como gestionar mejor el estrés que te lleva a comer cosas que no quieres, como lidiar con el picoteo entre horas o con esa «ansiedad» por la comida, consejos para adaptar tus comidas a un tupper para llevar al trabajo, ideas de recetas rápidas y sencillas, etc…

En cada sesión aprenderás cosas nuevas que te servirán para desenvolverte en tu día a día, pues mi objetivo no es atarte a una dieta y a la consulta de por vida, sino ayudarte a que poco a poco mejores tus hábitos, y que, cuando sueltes mi mano, estés listo para planificar tus comidas y no recuperar el peso nunca más. ¡Guerra al efecto rebote!

Cada caso es diferente, por lo que el tratamiento dietético es totalmente personalizado e individualizado a las características personales del paciente. Es por ello que trabajo en una dieta personalizada, la cual te resulte lo más fácil posible de seguir, en base a tus preferencias, tus gustos y a los datos recabados en una primera consulta. El menú puede ser de distintos tipos en base sobre todo a las patologías del paciente, aunque todos parten de una base común basada en los siguientes principios:

  • La dieta ofrecida no será, en ningún caso, restrictiva. Si tu alimentación se convierte en una pesadilla es que hay algo que no está bien.
  • No vendo suplementos de ningún tipo ni pastillas. Una alimentación saludable y nutritiva es suficiente para alcanzar tus objetivos. No creo en planes de choque, dietas detox ni pastillas maravillosas que lo único que hacen es vaciarte el bolsillo.
  • Los menús se adaptarán absolutamente a tus gustos y a los de la familia. Si hay alimentos que prefieres o preferís no tomar por el motivo que sea, no serán incluidos. No hace falta que comas distinto a las personas con las que convives ni que cocines varias comidas distintas. Prometo que los menús ofrecidos serán nutritivos y saludables, pero sobre todo sabrosos. ¡Basta ya de merluza a la plancha y brócoli hervido! No hace falta castigarse para lograr tus metas.
  • También se adaptarán las comidas a tus horarios de trabajo, descanso o familiares. Es esencial la adquisición de hábitos saludables, y, para ello, tu plan debe ser lo más fácil posible de seguir con tu estilo de vida.
  • Si alguna de las comidas propuestas no te convence se puede cambiar las veces que haga falta. Mi objetivo es que disfrutes a la vez te ayudo a lograr tus metas. Podemos hacerlo juntos en consulta y también puedes sugerir si tienes alguna idea. Los planes no son rígidos.
  • La comunicación entre paciente y nutricionista es continua y de igual a igual. Todas las dudas serán resueltas con la mínima dilación posible y todas las sugerencias podrán ser tenidas en cuenta. No eres tu el que se adaptará a la dieta, sino que la dieta se adaptará a ti. Si quieres una dieta de pesar alimentos, yo te la proporcionaré. Si, en cambio, prefieres optar por medidas caseras, ¡me parece genial también! TÚ DECIDES.

 

Actualmente trabajo de forma online con pacientes de todo el mundo además de forma presencial en Pola de Lena, en el Centro Deportivo Damare (C/Padre Sarabia, 2) y próximamente también estaré en Oviedo.

Puedes contactar conmigo o pedir cita llamando al teléfono 697594346 o rellenando el siguiente formulario de contacto: